Salta a contenido principal

¿QUÉ ES EL ECCEMA DE BEBÉ?

El eccema es una afección cutánea que usualmente aparece como una mancha roja que pica en las manos, pies, la parte posterior de los codos y alrededor de las rodillas, tobillos y muñecas. También puede afectar las mejillas, el mentón, la frente o el cuero cabelludo del bebé. El eccema puede aparecer en otras áreas también, aunque por lo general no aparece en el área del pañal, donde la humedad actúa como una barrera. La piel seca, el sudor, la caspa de las mascotas y hasta el polvo pueden ocasionar un brote de eccema en tu niño. Rascarse también puede empeorar el eccema, causando enrojecimiento, hinchazón y otros síntomas, como picazón.

Aunque la causa no se sabe a ciencia cierta, hasta 10 por ciento de los bebés y niños tienen eccema. Si tienes antecedentes familiares de eccema, asma o rinitis alérgica, tu bebé podría tener mayores posibilidades de desarrollarlo. El eccema en adultos no necesariamente se ve igual que en los niños, por lo que es importante identificar los síntomas y desencadenantes para proteger la piel de tu bebé. Si bien no existe una cura, el cuidado diario de la piel, con baños y humectación regulares con una solución clínicamente comprobada, como el tratamiento AVEENO® Eczema Therapy, son esenciales para tratar el eccema de tu bebé.

Eccema en los bebés

Video de Aveeno sobre el eccema en bebés de WebMD 110618

CAUSANTES DEL ECCEMA EN BEBÉS

IRRITANTES

Muchos jabones, desinfectantes y fragancias pueden empeorar el eccema en la piel de tu bebé. Los productos que más comúnmente pueden causar brotes incluyen: detergentes y toallitas para secadora, baños de burbujas y algunos champús, desinfectantes como el cloro, tintes y telas ásperas como la lana. Siempre lava la ropa nueva antes de usarla, utiliza detergentes libres de tintes y fragancias, y escoge protector solar diseñado para piel sensible.

ALÉRGENOS

Los alérgenos típicos, como los ácaros de polvo, la caspa de las mascotas, el polen y el moho pueden causar piel con picazón e inflamada. Para mantener tu hogar libre de alérgenos, limpia frecuentemente con aspiradora y métodos de limpieza mojados, mantén la cantidad de juguetes suaves (que pueden atrapar el polvo) al mínimo y lávalos con frecuencia, y baña a tus mascotas regularmente.

AMBIENTE

Las temperaturas o humedad extremas pueden causar un brote de eccema. Las causas ambientales incluyen temperaturas muy calientes o muy frías, humedad alta o baja, humo de cigarrillo y contaminación. Mantén el cuarto de tu bebé a una temperatura entre 68 y 72 ºF, y mantén la humedad en tu hogar a un nivel constante.

ALIMENTOS

Es relativamente raro en los bebés, pero uno de cada 10 niños con eccema experimentan síntomas ocasionados por alergias alimentarias. Por lo general, los niños menores de 5 años con eccema severo podrían tener alergias alimentarias también, usualmente provocadas por leche, huevos, nueces, semillas o trigo.

ESTRÉS

Aunque el estrés no causa eccema, los síntomas podrían empeorar debido a la tensión, el enojo o la frustración. Si tu niño está teniendo problemas en la guardería, es posible que notes más brotes de eccema que lo usual. El estrés también puede dar paso a un hábito de rascarse, lo cual perpetúa el ciclo de picazón y rascarse. En ese caso, mantén las uñas de tu niño cortas, y considera ponerle guantes o mitones si tu niño tiende a rascarse mientras duerme.

CICLO DE PICAZÓN Y RASCADO EN EL ECCEMA

Por desgracia, mientras más se rascan los bebés, más fácilmente perpetúan o empeoran la picazón, el enrojecimiento y la hinchazón. Esto se conoce como el ciclo de “picazón y rascarse”, y puede ser muy doloroso. Con frecuencia, el eccema desaparece según tu niño va creciendo. Utilizar un tratamiento desde el principio puede detener el eccema, por lo que el cuidado diario de la piel, tal como los baños y la hidratación, es esencial.

Una rutina de cuidados efectiva y científicamente comprobada, como AVEENO® Eczema Therapy para la piel propensa al eccema en bebés y niños, puede fortalecer la barrera para conservar la humedad de la piel y ayudar a evitar la reaparición de piel seca, irritada, con picazón y molestias.

CUIDADO DEL ECCEMA: BAÑOS Y HUMECTACIÓN

Cuidar de un bebé que se siente incómodo por un brote de eccema puede ser muy desafiante. Por lo tanto, es clave seguir una rutina diaria de baños y humectación para mantener bajo control la piel sensible y propensa al eccema de tu bebé. Una limpieza suave puede ayudar a que la piel absorba los tratamientos tópicos, lo cual mantiene la barrera intacta y ayuda a evitar nuevos brotes. Los humectantes retienen el agua en la piel, lo cual la hace más flexible y menos susceptible a resquebrajarse. Es importante mantener una hidratación regular aunque tu niño no tenga brotes, porque la piel seca frecuentemente causa el eccema.

CONSEJOS PARA EL BAÑO

  • Utiliza agua templada para bañar a tu bebé.
  • Utiliza un limpiador suave, libre de fragancias y que no reseque, como el limpiador AVEENO® Baby Cleansing Therapy Moisturizing.
  • Seca la piel con golpecitos suaves en lugar de frotarla.
  • Evita las esponjas o toallas de baño.

CONSEJOS PARA HUMECTAR

  • Aplica un humectante, tal como AVEENO® Baby Eczema Therapy Moisturizing Cream, para hidratar la piel (dentro de los primeros 3 minutos después del baño).
  • Aplica los medicamentos recetados primero y luego aplica abundante cantidad de humectante. 

AVEENO® BABY ESTÁ AQUÍ PARA AYUDAR

La delicada piel de tu bebé necesita un cuidado especial todos los días. Los productos AVEENO® Baby están cuidadosamente formulados para reconfortar y prevenir la piel con picazón, irritada y seca por el eccema

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software